Menu :






Liens :




Heure à Paris :

-






Contact :

info@Betina-Edelberg.net




P O É S I E


[Foto: La poeta Betina Edelberg, por Felka Konreich]


La Poesía

“Más allá del tono lastimero y pesimista o de negación y falsa cólera, más allá de la premeditación optimista y épica existe una poesía fanáticamente modesta que no busca agradar ni seducir sino expresarse por sí misma, a veces con humor o con ironía, a veces como una inclemencia : creo que entrega una dolorosa versión de la esperanza.

Esta poesía denuncia o describe su tiempo privada de la anécdota y de la complacencia del canto. Su desnudez la lleva a la pobreza de la palabra primordial. Proviene de seres indigentes y resignados a entregar sólo una aproximación de lo que fuera la efervescente embriaguez del poeta ante la crispada realidad o sueño y ante la palabra ambigua. Esta poesía de la intemperie es frugal y próxima al silencio.

No es el único camino, pero es el que prefiero en estos momentos. Acaso me haya equivocado y me haya perdido para siempre. “

Betina Edelberg

De la antología “Canto al amor” de Nicolás Cócaro, a continuación del poema “Presencia” ( pág. 64 ).




Sobre la poesía argentina

“Existe una poesía argentina de jerarquía. Por una serie de prejuicios los argentinos no leen a sus contemporáneos. Por ello es que el pueblo argentino no se siente expresado. Los poetas nuestros, actuales, hablan de la vida de todos los días. Nuestra poesía es sobria, hasta me atrevería a decir pudorosa.

No creo en el poeta mesiánico, tropical, como nos piden; como Neruda o Vallejo. No corresponde a nuestra idiosincracia.

Existe, por otra parte, un lenguaje argentino, esa lengua que nos expresa.

Tengo un gran amor por Buenos Aires. Admiro las expresiones de Borges y Fernández Moreno.”

Betina Edelberg

Fragmento de una crónica aparecida en el diario “La Nación” que reproduce un reportaje televisivo realizado por Andrés Percivale en el programa “Universidad del Aire” (Canal 13, Bs. As., Octubre de 1964)



ES | EN













Poèmes pour goûter Betina Edelberg :





La poète lise :