CONTROL DE SONIDO


[La invasión de Iraq, rico en petróleo, por la administración de Bush Jr., Blair y Aznar con falsos pretextos deliberados]


Recordar : GUERRAS


2008

Bajo la lluvia de fuego ruso: «Fuimos quinientos hombres y volvimos ochenta. Yo soy de la Unidad Batumi, cuerpo de elite, y estábamos en primera línea luchando en Tskhinvali. Primero llegó la infantería rusa y luego los aviones, parecía que había un avión por cada soldado georgiano. Permanecí dos días entre los cadáveres de mis compañeros, sin comer, ni beber. Tenían francotiradores por todas las esquinas y al menor movimiento estabas muerto». George se recupera en el hospital psiquiátrico Asatiani de Tiflis. Los hospitales civiles de la ciudad se colapsaron los primeros días de heridos que venían del frente y muchos de ellos siguen aún internados. Civiles y militares comparten habitaciones en unos centros a medio camino entre el pasado soviético del país y el futuro occidental que persiguen los nuevos mandatarios. George logró llegar a Gori huyendo de noche y allí se subió al primer coche que vio gritando «¡quiero desertar!». Su testimonio contrasta con los datos del Gobierno georgiano que habla de tan solo 175 bajas entre civiles y militares. Un vistazo a los hospitales arroja bastantes dudas sobre estos números. Luka era integrante de la Cuarta División y no duró más de diez horas en combate. Una submunición de una bomba de fragmentación le segó la pierna y permanece ingresado en el Hospital Nacional Gudushanri. Tiene 25 años y lleva dos como soldado profesional, el pasado 31 de julio terminó las maniobras «Reacción Inmediata», junto a expertos estadounidenses, en la base de Vaziani, cerca de la capital. Fue justo una semana antes de la ofensiva sobre Osetia del Sur. «No pensamos que fuéramos a tener a los rusos delante, nosotros íbamos a luchar contra la milicia oseta. Fue increíble cuando vimos que empezaban a llegar rusos en masa», recuerda. Desde 2002, los americanos entrenan y equipan a los militares georgianos en diferentes partes del país y el Gobierno de Tiflis mantiene un Ejército de 32.000 hombres, que en los próximos meses llegarán a los 37.000, muy lejos del millón largo del antiguo Ejército Rojo al que se tuvieron que enfrentar en Osetia del Sur. El doctor Nicholas Kipshidze abandonó su consulta en Estados Unidos y regresó a Tiflis por petición expresa del presidente Saakashvili, que le encomendó la tarea de modernizar el Hospital Universitario de la ciudad. En este centro se recuperan la mayoría de los heridos por bombas de fragmentación. Kipshidze guarda las fotos en un sobre y «aunque no soy un experto en heridas de guerra, las he enviado a colegas extranjeros y no hay duda, son bombas de racimo». Este cardiólogo opina que tras atender a los heridos y desplazados por la guerra aun les queda lo peor por llegar, que será «el trauma por lo sufrido allí. Vamos a necesitar de un buen regimiento de psicólogos». La ONG Human Rights Watch denunció el uso de este tipo de armamento por parte de Rusia y aportó pruebas de un bombardeo con bombas RBK-250, que se produjo en Ruisi, muy cerca de Gori, el 12 de agosto. «Es todo lo que se ha podido comprobar porque a Tskhinvali nadie tiene acceso, habrá que esperar a que los rusos permitan la entrada para hacer una valoración», lamenta Kipshidze. Según las autoridades de Osetia del Sur, sólo en su capital hubo 1.492 muertos, y el temor de las organizaciones internacionales es que tras el uso de este tipo de armamento la zona haya quedado minada. «¿Vamos a sobrevivir o crees que borrarán Georgia del mapa?». Levan, como la mayoría, cayó en Tsjinvali bajo el fuego de la artillería y sigue las noticias de la crisis por la televisión local. Esposas, madres, hermanas, abuelas... las mujeres de cada familia están al pie de cada cama cuidando de los heridos. Con las mesillas repletas de estampitas y crucifijos, rezan para ahuyentar el fantasma de una nueva guerra. ...más en ABC


Rusia invade y ataca los ciudadanos de Georgia:


Pulse la pantalla para ver y escuchar (en inglés) el reportaje sobre la Invasión de Iraq

Simon Reeves investiga las motivaciones detrás de la invasión de Iraq, desde el petróleo, el dólar y la supremacía de Estados Unidos de Norteámerica y termina con la influencia del petróleo iraniano en los mercados financieros y el comercio de petróleo en Euros, y cómo esas motivaciones podrían causar otra guerra por Irán.



Pulse sobre la pantalla para recordar el horror de la guerra en un fragmento de la película "Apocalypse Now", una escena verídica de la guerra de Vietnam desatada por la administración de Estados Unidos de Norteamérica



Pulse en la pantalla para recordar la Segunda Guerra Mundial, las masacres del pueblo de Hiroshima, el 6 de agosto de 1945, y del pueblo de Nagasaki, el 9 de agosto de 1945, por bombas atómicas lanzadas por los EEUU



Pulse las pantallas para ver un documental sobre la Segunda Guerra Mundial



Pulse la pantalla para ver un documental sobre la Primera Guerra Mundial


"Un país no puede al mismo tiempo armarse para el caso de guerra y prevenir la guerra"
Albert Einstein

"No hay guerras justas ni paz mala"
Benjamin Franlin

"¿Qué diferencia puede tener para los muertos, los orfelinos y los que perdieron su hogar, si la locura de la destrucción se desató en el nombre de un régimen totalitario o por los nombres sagrados de la libertad y la democracia?"
Gandhi

"Cada arma fabricada, cada barco de guerra botado, cada roqueta disparada significa, en último análisis, un robo cometido contra quienes sufren hambre y no damos de comer, contra quienes padecen frio y no vestimos".
Dwight D. Eisenhower

"No hay guerras justas, todas son guerras cíviles porque la humanidad es una, porque el otro, el "enemigo" es nuestro próximo"
M.A.M.

Recordar : GUERRAS


Otra Guerras actuales en el planeta Tierra:


El título de una novela del periodista Gabriel García Márquez, "Noticia de un Secuestro", sobre el secuestro real de 10 personas ordenado por Pablo Escobar recoge la esencia del drama que vive Colombia: Porque Colombia es una nación secuestrada. Tres ejércitos ilegales, el negocio del narcotráfico y la delincuencia común hacen de esta república suramericana uno de los lugares más peligrosos del mundo. El conflicto, que dura ya cuatro décadas, arroja un balance estremecedor: Sólo desde 1985, más de 60.000 muertos y 4.000 desaparecidos, además de los casi tres millones y medio de desplazados que han abandonado sus hogares para escapar de extorsiones, chantajes, secuestros y asesinatos. Sin olvidar el drama de los más de 11.000 niños soldado —una de las cifras más altas del mundo— que, según Human Rights Watch, combaten en uno u otro bando. Las dos principales guerrillas izquierdistas (FARC y ELN) y los paramilitares que las combaten (AUC) han convertido las zonas rurales en un territorio sin ley que escapa a las fuerzas de seguridad del Estado, mientras el clima de violencia generalizada ha favorecido el desarrollo de la delincuencia común en las áreas urbanas. Muchos de los desplazados se han instalado en los suburbios de grandes ciudades —popularmente llamados «invasiones»—, donde malviven en pésimas condiciones sanitarias y sociales, pero logran, al menos, escapar de la violencia de guerrilleros y 'paracos'. Un informe de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes) cifra en cerca de 290.000 el número de desplazamientos forzados durante el año 2004; más de 150.000 en el primer semestre de 2005. Y el conflicto 'salpica' también a los países vecinos: Ecuador, Panamá y Venezuela acogieron el pasado año a más de 25.000 refugiados colombianos. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) surgen en la década de los 60, ante la creciente demanda de un reparto más equitativo de la riqueza y de la tierra, en un país donde siempre han existido grandes diferencias entre una oligarquía acomodada y los sectores más desfavorecidos. Cuando en los 80 empiezan a perder el apoyo del pueblo, recurren a extorsiones y secuestros —«retención revolucionaria», según la guerrilla— para financiarse. Industriales y narcotraficantes amenazados empiezan entonces a financiar milicias paramilitares, hoy agrupadas en las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Acusadas de actuar con la 'complicidad' del Ejército colombiano, las AUC son responsables de numerosas masacres contra civiles 'sospechosos' de colaborar o pertenecer a la guerrilla. Todos los bandos se nutren principalmente con dinero del narcotráfico —ya sea por el impuesto revolucionario que imponen a los narcos o por la explotación de los cultivos de coca que existen en sus zonas de influencia—, y de las extorsiones y los secuestros tanto de extranjeros como de nacionales: la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y su asesora presidencial, Clara Rojas, permanecen en manos de las FARC desde el 23 de febrero de 2002. Se conocen casos de civiles retenidos por las AUC para trabajar en las plantaciones de coca; incluso pequeños delincuentes realizan secuestros en las zonas urbanas para 'cobrar' después su presa a la guerrilla. Pero la práctica más generalizada y temida es la 'pesca milagrosa': el 'abordaje' de coches en carreteras solitarias, donde los rebeldes seleccionan sus rehenes según la marca del coche, sus tarjetas de crédito y su aspecto pudiente o acento extranjero. ...más en "Guerras Olvidadas" del diario El Mundo - Y en las webs de Human Rigths Watch y Amnisty International




WORLD SUMMIT OF NOBEL PEACE LAURATES




Thanks for your visit

This Website is updated daily.
Useful informations, constructive critique and journalists wishing to cooperate are most welcome: info@Habeas-Corpus.net


Merci pour votre visite

Cette web est actualisée chaque jour
Des informations utiles, critiques constructives et des journalistes désirant coopérer sont bienvenus: info@Habeas-Corpus.net


Traducir esta página

English version from Babelfish.